FAMILIAS QUE CONVIVEN CON LA REACTIVIDAD. EL CASO DE MAX

Cuando se convive con un perro que gestiona con reactividad/agresividad se van adquiriendo malos hábitos en la gestión de la correa y el paseo, fruto del miedo a que puedan hacer daño a alguien.

Romper con esos malos hábitos y reeducar a nuestro cuerpo y nuestra mente es uno de los mayores retos que debemos superar si queremos generar un cambio real en la gestión de los paseos y las capacidades de gestión de nuestro perro.

¿Te sientes identificada/o con Montse?

Carrito de compra
Utilizamos cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para fines analíticos y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Al hacer clic en Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad