Un perro ciego puede tener una vida normal.

En enero del 2022 conocí a Olafo, un Teckel de 12 años que se quedó ciego unos meses antes de conocerlo.

EL CASO DE OLAFO. ¿Cómo puede gestionar un perro ciego?

Que tu perro se quede ciego por problemas de salud no es plato de buen gusto para nadie. Si este es tu caso, quédate tranquila/o porque tu gran amiga/o aprende perfectamente a desarrollarse y desenvolverse por el entorno sin dificultades a pesar de no contar con su sentido visual.

El perro es un animal que entiende el entorno y “ve” a través del olfato. Este canal químico olfativo le permite recoger información del entorno como: quien o qué ha pasado por donde, cuánto hace de eso, y cuál era su estado emocional si hablamos de seres sintientes. Le permite encontrar rastros de animales, comida u objetos…

Olafo siempre había sido un perro que gestionaba a otros perros con conductas reactivas y su entorno con hipervigilancia siendo un perro “muy visual”. La gestión de su entorno siempre había sido bajo altos niveles de estrés y ansiedad, hasta tal punto que era un perro que no “sabía” andar, solo trotaba o corría.

Era un perro que siempre acompañaba a su familia a todas partes; de compras, a centros comerciales, de excursión, de restaurantes …y en su gran mayoría gestionaba con nerviosismo y no con calma.

Mostraba ansiedad por separación, nunca fue capaz de quedarse tranquilo en casa solo, hasta que llegó el gato a la familia. Con quien encontró un amigo y compañero y empezó a sentirse cómodo sin el resto de la familia en casa.

Pero llegó un cambio de vivienda y al mes y medio del cambio, Olafo perdió la vista. Lo que inicialmente llevó a este simpático teckel a un estado de tristeza y apatía hasta que un día, sin su familia tener muy claro cómo sucedió, Olafo empezó a jugar de nuevo con su amigo gato.

Los niveles de estrés de Olafo seguían muy elevados lo que le llevaba a descargar en la monta y persecución constante de su amigo.

Para nosotras era imprescindible darle a Olafo las herramientas necesarias de autogestión y regulación y ayudarlo en su aprendizaje de una nueva manera de entender y percibir el entorno. Y ofrecerle a su familia más claridad y entendimiento en las necesidades de este chiquitín.

Para ellos la tarea más importante fue aprender a acompañar.

Olafo es un perro cardiópata y con hipotiroidismo controlado, así que tras la visita de evaluación que Soraya de @etholink_etologia_veterinaria hizo y unas pautas iniciales que les dio para empezar a reducir los niveles de cortisol, en la primera sesión conmigo propusimos un cambio en el día a día de Olafo para favorecer a la reducción de estrés en ese momento y, ayudar a Olafo a entender el mundo a través de su olfato tras la pérdida de su vista.

Y que mejor manera de hacer un cambio en los paseos y favorecer a que camine con calma y vea a través de su nariz. Este video pertenece a la primera sesión conmigo.

Carrito de compra
Utilizamos cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, para fines analíticos y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Al hacer clic en Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad